Todos los países tienen diferentes costumbres y cultura, parte de ello se ve reflejado por la música que se escucha en cada región. Japón no es la excepción, y aunque el origen de su música tradicional proviene de China, llegó para quedarse por generaciones. Su nombre es Gagaku”.

El significado de “Gagaku” es “melodía elegante” y así se nombra en general a todos los ritmos japoneses antiguos. Dicho término incluye el canto y la danza clásicos, así como también la música instrumental.

Su origen data del siglo VII y IX en China, el cual también sirvió como influencia para otras culturas (India, Indochina, Persia, Corea y Manchuria). La música cual fue introducida en Japón en el siglo VIII, además en el pasado se empleaba para el entretenimiento de la corte, que para aquel entonces estaba conformada por la dinastía Tang.

Mientras que en China perdía importancia, en Japón adquirió un mayor impulso, especialmente durante el período Heian (siglos IX-XI), entre los miembros de la familia imperial, la nobleza y otros círculos superiores de la sociedad. Se tocaba en los banquetes de la corte y durante los ritos sagrados de los santuarios y templos.

La popularidad del “Gagaku” declinó con el cambio del poder de la nobleza a la clase guerrera a mediados del siglo XII, pero continuó siendo ejecutado en las ceremonias de la corte imperial de Kyoto, que en esa época era la capital de Japón, y en los templos y santuarios cercanos.

En la actualidad, el “Gagaku” es interpretado, aunque en contadas ocasiones, por el Departamento de Música de la Casa Imperial, además de conservarse su tradición en algunos santuarios y templos. Los instrumentos utilizados son de viento, cuerda y percusión como el “hichiriki”, una especie de oboe; el “biwa”, una especie de laúd; y el “taiko”, un gran tambor colgante entre otros.

Conoce un poco más de la cultura de Japón aquí, en Makoto Polanco