En la actualidad el Ikebana, es mundialmente conocido como el arte de hacer arreglos florales, pero ¿te has preguntado de donde proviene o cuáles son sus orígenes? aquí te contamos todo sobre éste.

Aunque el Ikebana es un arte que ha evolucionado con el paso de los años, es importante remontarse a las ofrendas tradicionales que se realizaban en Corea y China con la llegada del budismo durante el siglo VI. Estas ofrendas traían consigo la costumbre del “Kuge” que era realizar arreglos floreales para altares religiosos.

Todos los sacerdotes budistas realizaban sus propios altares y fue entonces que el sacerdote de nombre Ono-No-Imoko insatisfecho con la forma despreocupada con la que se hacían las ofrendas florales para Buda, comenzó a experimentar con arreglos que simbolizaban todo el universo. Sus diseños estaban conformados por flores y ramas que se dirigían hacia arriba (nunca hacia abajo), y se disponían en grupos para representar la armoniosa relación

El ikebana, puede interpretarse como una serie de normas para realizar arreglos florales con una estética distinta a la occidental. Aunque esconde algo más, dado que es un antiguo arte que se basa en el respeto hacia la naturaleza, al igual que otras muchas formas de arte japonés, como la caligrafía, la ceremonia del té y la poesía Haiku.

El Ikebana es una disciplina basada en una forma de vivir en comunicación con la naturaleza. Además, tiene una connotación espiritual que resulta ser muy importante para los practicantes de este legendario arte, que deben realizar su obra en silencio para observar los objetos de la naturaleza con mayor atención.

El ikebana inspira a que uno identifique la belleza en todas sus expresiones. Para realizar una obra de este tipo se puede utilizar casi todo tipo de material como: ramas, hojas, pasto, musgo, fruta y obviamente flores. Flores marchitas, vainas de plantas y brotes también se admiten y es importante mencionar que puede estar compuesto de solo uno o varios materiales.

Ahora ya sabes todo sobre el Ikebana. Quédate a descubrir más datos de la cultura japonesa y  no olvides visitar Makoto en Polanco. Vive una experiencia completa con los sabores suculentos del Japón ahora en México.